Un edificio inspirado en la naturaleza islandesa

Enormes hexágonos de cristal que recuerdan a un caleidoscopio  cubren la fachada de uno de los elementos más característicos de Reikiavik, la capital islandesa, el auditorio Harpa. Creado gracias a la estrecha colaboración entre el estudio de arquitectura danés Henning Larsen Architects y el artista danés-islandés Olafur Eliasson, el edificio se compone de miles de cristales de colores que juegan con la luz y reflejan el mar.

Ganador  en 2013 de uno de los premios de arquitectura más importantes del mundo, el Mies van der Rohe, entregado por la fundación Mies van der Rohe y la Unión Europea, está inspirado en los fenómenos naturales islandeses. Según el miembro del jurado, Wiel Arets, “Harpa ha capturado el mito de una nación, Islandia, que ha actuado en favor de un edificio cultural hibrido durante una gran crisis como la actual”.

El edificio fue originalmente una inversión privada dentro de la remodelación del área este del Puerto de Reikiavik, pero se convirtió en una iniciativa pública  después de la crisis económica islandesa y es, también, un símbolo de la recuperación económica.

Con una fachada diseñada por Eliasson, formada por cuasi ladrillos de cristal que recuerdan a las formaciones basálticas islandesas, el auditorio cambia de apariencia según la hora del día. El resto de elementos del edificio también cuenta con una clara inspiración en la naturaleza, que en un país tan extremo en sus paisajes como Islandia cobra una importancia especial.

Las cuatro salas interiores corresponden cada una a uno de los elementos naturales. La sala principal, que acoge a la Ópera de Islandia y a la Orquesta Sinfónica de Islandia, sorprende con su color rojo, que nos traslada al interior de un volcán lleno de lava. La sala, llamada Eldborg o “castillo de fuego” en islandés en honor a un cráter volcánico situado en el suroeste de la isla, puede acoger hasta a 1.800 personas.

La segunda sala en tamaño está dedicada a la tierra y tiene una capacidad de hasta 850 espectadores. Llamada Silfurberg, está inspirada en los cristales de calcita o literalmente en islandés “roca de plata”.

El tercer espacio está dedicado a la aurora boreal, así vemos que la sala Norðurljós, o “luces del norte”, puede acoger hasta a 540 asistentes. Mientras que la última de las salas, llamada Kaldalón, es decir “laguna fría”, representa el agua y puede acoger hasta a 195 personas.

 

Tags
Comentarios Recientes
Deja un comentario

Deja un comentario

Descarga catálogo
catalogos-codina
Suscríbase a nuestro Newsletter
Infórmese sobre nuestras noticias, novedades y asistencia a Ferias.

Le informamos de que su correo electrónico será añadido a la lista titularidad de BANDAS METALICAS CODINA, S.L. para informarle de nuestras noticias. Consulte nuestra Política de Privacidad para saber cómo gestionaremos los datos que nos proporciona y los derechos que le confiere la normativa vigente.

Declaro que he leído y acepto la Política de Privacidad