Negro y dorado, con tres grandes hendiduras. Esta es la carta de presentación del nuevo Centro Superior de Música del País Vasco, Musikene, obra del estudio de arquitectura GAZ dirigido por los arquitectos Aitor Gurtubay, Asier Atxurra y Unai Zelaieta. El edificio, que recientemente ha sido galardonado en los premios del Colegio Oficial de Arquitectos Vasco Navarro, permitirá unir las diferentes sedes en las que ahora está repartida la enseñanza musical vasca.

Las necesidades específicas de la escuela fueron uno de los principales problemas para el estudio de arquitectos. El problema del solar estrecho, junto con una gran demanda de espacio, hizo que las plantas superiores del edificio se expandieran cinco metros a partir del primer nivel, mientras que la primera se ajustó al espacio disponible.

Por su parte, otra de las necesidades específicas se basaba en una alta compartimentación para salas de ensayo. Para ello, y para asegurar una correcta iluminación de todos los espacios, el estudio de arquitectura creó unos cortes interiores para asegurar que la luz solar entrase en todas las pequeñas salas, gracias a los paneles dorados perforados.

La elección de los colores del edificio recuerda a los instrumentos, desde el lacado negro del exterior hasta el cristal dorado del interior de la fachada. Además del imponente exterior, el interior está centrado en la sala de conciertos central, a partir de la que crece todo el edificio.

Fuente imagen: irekia.euskadi.eus