PARTICIONES


Separar ambientes con mallas metálicas sin necesidad de recurrir a paredes, permite crear áreas diferenciadas, delimitar y distribuir los pasos y la circulación, sin impedir el paso de la luz, el sonido y el aire. Y lo hace sin convertirse en una barrera arquitectónica visual y manteniendo la sensación de amplitud, la profundidad visual y la flexibilidad del interior.

El empleo de mallas metálicas para particiones de espacios interiores es una solución funcional y de diseño, que crea un efecto visual único. Esto es porque la malla, según el modelo elegido, puede instalarse para quedarse fijada a techo o suelo, con guías que la convierten en una cortina o también puede incorporarse a perfiles metálicos o mobiliario. 

A esto se le suma que las mallas metálicas pueden hacerse a medida y personalizarse, para acabar formando parte del diseño del espacio y siendo un elemento más de decoración interior. Al poderse pintar y aplicar diferentes tipos de acabados, las posibilidades de diseño son casi infinitas. Es más, hasta el tipo de forma y tamaño de la espira también contribuirá a crear efectos sorprendentes o sutiles en el ambiente donde se instalan.

Las mallas arquitectónicas para particiones de Codina Architectural se fabrican en cobre, aluminio o acero inoxidable. Admiten múltiples acabados y tonalidades distintas para que se adapte a cualquier tipología de proyecto facilitando el hecho que arquitectos, interioristas y constructores puedan definir dibujar con precisión la solución que precisan instalar.